jueves, 17 de octubre de 2013

RADIOGRAFIA DEL PARAGUAY





CONTEXTO ECONÓMICO, POLÍTICO Y SOCIAL: SITUACIÓN GENERAL DEL PAÍS  
_______________________________________________________

El presente estudio, no representa necesariamente ninguna tendencia ideológica , es un trabajo técnico de la Lic. Victoria Peralta y la Lic. Martha  Perrotta1, debidamente documentado de fuentes estadísticas nacionales e internacionales.

Lo subimos a El Tereré como medio válido de análisis de la evolución de la situación social y política en el país. Y como medio válido de evaluación de los ciudadanos de las gestiones de gobierno.

Lo que los gobiernos han hecho en los últimos 10 años arroja este resultado. Queda a criterio de los analistas de estado corregir las estrategias de estado, para mejorar u optimizar los sectores que lo necesiten

Así también, el ciudadano, debidamente informado, puede ejercer una contraloría conciente de la gestión de los gobiernos nacionales. 
_______________________________________________________

Paraguay, es un país mediterráneo, fundamentalmente dependiente y satélite del Brasil y Argentina de los que se vale para salir al mar y realizar sus transacciones comerciales de importación y exportación, de aproximadamente 5.670.238  de habitantes  según  datos estimados en el censo  del 2002,  y un territorio  de 406 752 km2, está situado en el corazón de la Cuenca del Plata de América del Sur. Nuestro país es uno de los menos poblados  del hemisferio, con una densidad  aproximada de 12,7 habitantes por Km2,  cuya economía está basada  fundamentalmente en la agroganadería y desde los años 70 en la producción hidroenergética.

Después  de una larga y penosa  dictadura, a partir de febrero  de 1989 se abre un nuevo espacio político en el Paraguay. Desde entonces hasta aquí pasaron quince años de experiencia de transición hacia la democracia en la que los sucesivos gobiernos se limita- ron a modificar  la constitución, crear leyes y pactos  con los sectores  de oposición  sin modificar el modelo económico  agroexportador y oligárquico  poco desarrollado  en tec- nología y muy dependiente del mercado externo y la economía  ilegal, para garantizar  de esa manera  el poder de un estado burocratizado fundamentalmente sobre la base de la exclusión social.

Los procesos  electorales  no han modificado  en la base  la relación  social,  la profundización de la desigualdad  social y el desarrollo de los conflictos constituyen  hoy las dificultades  para continuar  sosteniendo  una democracia  representativa. La herencia dictatorial  condiciona  la política del presente y del futuro.

A poco más de un año de ejercicio del poder, la puesta en práctica  de un proyecto
de cambio conservador empieza a mostrar sus aristas conflictivas que se puede apreciar a través de la recesión económica, el desarrollo del conflicto social y la perdida de legitimi- dad del liderazgo  político.  Las promesas  de reactivación  económica,  de combate  a la pobreza, lucha por la justicia social y vehemente defensa del antineoliberalismo del actual gobierno  se van esfumando gradualmente.
La globalización fundada  en la mundialización del capitalismo  no está ausente  en
nuestro  país.

Resultado  de ello son la ampliación  de la brecha  entre pobres  y ricos y la profundización de las desigualdades y las dependencias entre naciones del centro y la peri- feria poniendo en peligro nuestra existencia como especie y la vida misma en el planeta.

La situación deficitaria del Paraguay en todos los órdenes forma parte del deterioro
general  de los pueblos  de América  Latina y del mundo,  cada vez más empobrecidos y globalizados. Cerca de 2 millones 557 mil paraguayos  viven en condiciones  de pobreza.


Entre 1999 y 2003 la pobreza  en Paraguay  aumentó  de 33,7 % a 41,4 % y la extrema pobreza (quienes tienen ingresos inferiores  al costo de una canasta básica de Alimentos) de 15,5 % a 20,1 %.2  .
Las  transnacionales por su parte,  han  ingresado  a la actividad  primaria  para  la producción extensiva  de soja y algodón.  Actualmente 2% de las propiedades ocupan
85% de las tierras paraguayas.  La mayor parte de las empresas  y colonos extranjeros  se
concentran  en la frontera  con Brasil en una faja territorial  aproximada  de 1200Km  de largo y 65Km de ancho.

Los megaproyectos y proyectos de desarrollo impuestos al país, que cuentan con el apoyo de la banca multilateral  y otras corporaciones financieras  impactan  sobre la vida misma de las comunidades locales porque convierten las escasas tierras de los indígenas, pequeños  productores y comunidades tradicionales, en establecimientos ganaderos  y monocultivos extensivos  deteriorando los recursos  naturales,  su seguridad  alimentaria, obligándolos a habitar pequeños  “bolsones” de sus antiguos  territorios  y los cinturones marginales  de los centros urbanos, (migraciones internas).

El Paraguay,  sacudido  por dos guerras  internacionales imperialistas y una larga
dictadura  se debate  en la pobreza,  la corrupción e impunidad al igual que otros países del  tercer  mundo,  pero  más  agravado aún  por  cuanto  su estructura productiva está fundada en la existencia de grandes latifundios  lo que limita extremadamente su desarro- llo económico,  social, cultural y político.

Actualmente el 43,3 % de la población habita el área rural. Esta población está constituida mayoritariamente por agricultores minifundiarios Nunca como ahora resulta tan evidente los perversos  mecanismos de este modelo que utiliza  todos  los recursos  a su alcance  para apoderarse de la tierra  y las riquezas existentes  en ella, sobre ella y bajo ella, aún a costa de la destrucción  y la muerte de sus habitantes  naturales  y la misma tierra.

La acelerada expansión de la frontera agrícola que genera infinitas riquezas para los ya célebres Cargill, Monsanto, Ciba Geigi, etc., a través de sus fieles ejecutores empresa- rios agrícolas,  generó envenenamiento, enfermedad y muerte de paraguayos que vieron la destrucción  de sus cultivos  de consumo,  animales  domésticos  y el deterioro  de su cuerpo  como  resultado  del uso intensivo  e indiscriminado  de agrotóxicos  y semillas transgénicas que envenenan  el agua, el aire y los alimentos,  elementos  fundamentales para la vida y la salud.

Muchos  de ellos  se ven  forzados  a abandonar  sus  tierras  y empujados por especulaciónes en un solapado  destierro  que oculta  a los verdaderos autores  del plan. Estos  sucesos  no han hecho  más  que engrosar  las crónicas  de los diarios  y por toda intervención estatal se ha dado la represión, encarcelamiento e imputaciones de miles de campesinos que se oponen al modelo de muerte y destrucción y reclaman  por la vida.

Como mediación  del gobierno y ante los reclamos de los campesinos,  se instala a
las fuerzas  armadas  como custodios  y defensores  de los bienes  e intereses  de grandes empresarios  a lo largo y ancho del país.

La situación sanitaria de Paraguay,  según datos oficiales son las propias de un país subdesarrollado donde prevalecen las enfermedades de la pobreza, al mismo tiempo que han aumentado notablemente las enfermedades relacionadas a la contaminación am- biental, las neoplasias y enfermedades degenerativas. La mortalidad infantil y materna, la situación  nutricional, la provisión  de agua potable y saneamiento básico, como también el acceso,  cobertura  y calidad  de la atención  y los servicios  públicos,  siguen  siendo deficitarios.

El gasto público  en salud es insuficiente  e inadecuado  y sufre el impacto negativo del modelo neoliberal  vigente ante la reforma del Estado que paradójicamente pretende transferir su responsabilidad al sector privado y a la comunidad  convirtiéndose de un estado regulador a un estado financiador y comprador de servicios, defendiendo la tesis de que el libre juego de los agentes económicos  privados, sería suficiente para ase- gurar la protección  y bienestar  de los ciudadanos y ciudadanas en vez de garantizar  la calidad de vida de todos sus habitantes en igualdad  de condiciones.


Situación del sector salud

El sistema  de salud  está compuesto por una red de instituciones que brinda  distintos niveles de asistencia.  Cada uno de los subsectores  tiene normativas  reglamentarias dife- renciadas incluso  dentro  en cada  sector  se regula  en forma  distinta  cada  una  de las instituciones que la integran.  La Constitución garantiza  el derecho  a la salud y crea el Sistema Nacional de Salud a través de la ley 1032 para coordinar, cooperar y complemen- tar los sectores por intermedio de:


•    Consejo Nacional de Salud: CNS, que se crea para establecer políticas, metas, estra- tegias y objetivos.


•    Fondo Nacional de Salud: función financiera  y perceptora


•    Superintendencia de Salud: función fiscalizadora


•    Consejos  Locales y Departamentales  de Salud: tienen  función  equivalente  al del Consejo Nacional pero a nivel local. Existen experiencias aisladas de conformación y funcionamiento de los mismos que por impulsos de la ciudadanía y organizaciones sociales fueron sus impulsoras. Estas experiencias prosperaron según el interés y la
voluntad  de las autoridades locales en funciones.


El funcionamiento de estas instancias hasta ahora ha sido irregular y depende de la voluntad política del ministro en cargo. El Fondo Nacional de Salud no avanzó más allá de su formulación legal inicial.
El Sector Salud está clasificado en: a) Sector Público y b) Sector Privado. El modelo
asistencial del sector público está constituido por las siguientes instituciones: el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, la Universidad Nacional de Asunción, Sanidad Militar, Sanidad Policial, Sanidad de los Municipios y de las gobernaciones, entidades autónomas y empresas estatales descentralizados, como el Instituto de Previsión Social, ltaipú, Yacy Retá, etc. Estas instituciones se reparten las responsabilidades de acuerdo a las funciones que cumplen.

El Ministerio de Salud es la autoridad principal del Poder Ejecutivo  encargada  de
proteger  la salud de la población.  Existen determinados cometidos  que la Constitución Nacional le asigna y que son indelegables. Es responsable de la formulación de la política nacional de salud, la formulación  de normas técnicas, el financiamiento y la cooperación técnica.  Asume  como un órgano  regulador,  normatizador  y fiscalizador.

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social cuenta con los recursos económicos
que provienen  del Presupuesto  de la Nación y el cobro de aranceles a los usuarios.
Su sistema de atención  a la salud pública está organizado por regiones  sanitarias, en total son 18 y corresponden a la división  política del país organizadas en una red de servicios de diferentes niveles de atención y complejidad.

La Universidad  Nacional  de Asunción  dispone  de dos hospitales  escuelas,  están
sostenidos por el presupuesto del estado y la suma de aranceles, depende  de la Facultad de Medicina  y atienden especialmente a personas de bajos recursos económicos.

El otro sector es el de la Seguridad Social, conformado por el Instituto de Previsión Social, IPS que fue creado en el año1943  cuya carta orgánica  fue sancionada en 1992 y modificada  en 1998. En ella se contempla  la doble función del seguro social; el derecho jubilatorio  y pensión y la función de proteger a los asalariados  del sector privado, cubrir sus riesgos  de enfermedad, invalidez  por accidentes  de trabajo,  maternidad y vejez  a quienes aportan el 9 % de sus salarios, el 14 % cubierto por el empleador  y el 1,5 por el estado.

En el caso de no contar  con los servicios  requeridos  por los usuarios,  compra servicios del sector privado y los financia con recursos de la institución lo que en muchos casos se presta a manipulaciones y especulaciones destinadas a beneficiar a las empresas privadas de salud y a sus cómplices instalados dentro de la institución  de la previsional.
En el año 2003 la capacidad instalada del sector salud es de 1117 establecimientos de los que 1015 pertenecen al sector público y 102 al privado, (hospitales-sanatorios) Los establecimientos del sector público  está conformado por 84 hospitales, 132 centros  de salud oclínicas, 722 unidades sanitarias, puestos sanitarios, dispensarios.3

El subsector privado está conformado  por las universidades privadas (con sus hos- pitales) instituciones privadas sin fines de lucro, como las ONG, e instituciones privadas con fines de lucro como los hospitales, sanatorios, clínicas y consultorios privados; labo- ratorios de producción de medicamentos, farmacias y otros servicios de salud privados, la Cruz Roja Paraguaya  es una entidad mixta. Estos se concentran predominantemente en Asunción  y en el Departamento Central. Hay una gran oferta de seguros médicos priva- dos con finalidad  de lucro con escaso control desde el sistema de salud.

Los trabajadores  en general y en particular los trabajadores  de salud presenciamos
impotentes la reforma que el estado instaló en las relaciones laborales con la intención de mejorar la calidad de los servicios, lograr equidad y eficiencia en la atención a la salud. Para ello modificó las condiciones  laborales, reduciendo  el empleo, empujando  a los tra- bajadores  de salud  a multiplicar sus esfuerzos  de trabajo  ocupando  varios  puestos  de salud  debido  a los  bajos  salarios  recibidos  cumpliendo así al mandato  regional  de flexibilización laboral. Para eso se apela a contratos individuales, sujeto a leyes de carácter administrativas con fines de ahorrar costos para las instituciones públicas, rompiendo de esta manera los vínculos laborales con los trabajadores  y perjudicando así la estabilidad y la conquista de sus beneficios laborales.

Un significativo porcentaje, el 44 %4  del personal  de salud se encuentra desempe- ñando sus funciones  bajo contratos  que se rigen por leyes administrativas y no contem- plan antigüedad, seguro  ni beneficio  social como así tampoco,  derecho  jubilatorio  y a pensiones.  Sumemos a esta situación el privilegio que sigue constituyendo pertenecer  al mismo signo del partido de gobierno  para ser inmediatamente nombrado como funcio- nario permanente en las instituciones públicas a cambio de la adhesión y lealtad incondicional del trabajador al sistema.


Legislación paraguaya relativa a la salud

En el año 1992 la Convención  Nacional Constituyente consagra en los artículos 68 y 69 de la Carta Magna el principio  de la salud como un derecho  ciudadano  y una función y responsabilidad del Estado  contemplando por primera  vez la necesidad  de un sistema nacional de salud.
La preocupación del Estado paraguayo  por la salud pública no se dio en este país
hasta  1936  cuando  el gobierno  revolucionario de Rafael  Franco  crea el Ministerio  de Salud Pública como parte de su política social de bienestar.  Este hecho sin precedentes crea los cimientos  de la noción de responsabilidad del Estado por la salud de todos los habitantes del Paraguay. Los posteriores  gobiernos, si bien conservaron  la estructura bá- sica del Ministerio de Salud, lo utilizaron sucesivamente como espacio de intercambio  de prebendas partidarias llegando  a su momento álgido durante  el gobierno  dictatorial de Stroessner.

En 1996 se aprueba y promulga la ley 1032 que crea el Sistema Nacional de Salud con escasa participación,  difusión y discusión de las organizaciones  sociales y gremiales.
A partir  de esta ley el Estado  se propone  complementar y coordinar  a todos  los actores en salud y sus funciones  para mejorar la atención  y ampliar la cobertura  de los servicios en salud.
Entre sus funciones se encuentra regular la oferta de seguros de salud y servicios de
los sub-sectores públicos, privado o mixto y sobre todo, velar por el control de calidad de las prestaciones  de salud y de productos alimenticios, químicos, farmacéuticos y biológicos.
La misma ley crea el Consejo  Nacional  de Salud que tiene la responsabilidad de coordinar y controlar los planes, programas y actividades  de las instituciones  públicas y privadas  de salud. Sin embargo,  en el Paraguay  aún estamos  muy lejos de dar cumpli- miento a lo más elemental, la salud como derecho  fundamental.

En nuestro  país, los derechos  políticos  y civiles han dado pasos significativos  en sentido  positivo  pero en cuanto al avance  de los derechos  sociales  entre los que se en- cuentra el derecho a la vida equivalente al derecho a la salud, podemos decir sin temor a equivocarnos que no se progresó en absoluto si sólo tenemos en cuenta que el 81,1% de nuestra población no tiene seguro médico.

Aún es una deuda social pendiente el cumpli- miento de nuestra suprema  ley que crea el sistema nacional  de salud que no coordina,  ni complementa, ni crea servicios según las necesidades de la gente.Otra legislación  relativa a la salud es el Código Sanitario aprobado  por ley 836 en
1980. En ella se fija el ámbito de desempeño del Estado sobre la salud de las personas. Expresa  que la salud de la familia es un derecho  de todos los habitantes  del Paraguay y que será el Ministerio de Salud Pública el que programará y ejecutará acciones relativas a la salud de grupos específicos.  Asigna  responsabilidades tanto para la vigilancia  como control de enfermedades transmisibles y otras acciones sobre la salud de las personas.

El Código  Sanitario  incluye  infracciones,  sanciones,  procedimientos,  y prescripciones.  El Código Sanitario  se encuentra  en revisión  y reglamentación en una comisión  en la que participa el Ejecutivo, el Parlamento, Círculo Paraguayo de Médicos,  y una Coordinadora Intersindical.
Otras leyes de importancia  social significativa  son, el Decreto Ley 17.701 de 1943
que crea el seguro social obligatorio  y ampara al trabajador y familiares.  La Ley 537 de
1952 que crea el seguro social para maestros y catedráticos  para el sector público, la Ley
1085  de 1952  que  crea  el seguro  para  maestros  de la enseñanza privada  y personal doméstico  y la Ley 103 que establece que el IPS entregará el 1,5 % al MSP y BS para prevención.

INDICADORES MACROECONÓMICOS. PARAGUAY. EN QUE SE AVANZÓ EN 10 AÑOS?

POBREZA TOTAL: 41%

POBREZA EXTREMA  TOTAL : 20 % 

POBREZA TOTAL RURAL : 43,4 %

POBREZA EXTREMA  RURAL : 26,7 %


Fuente: 1 DGEE y C, EPH. 2003. 2 Invertir en la Gente, Boletín n º 2, UNICEF, Mar-2004. 3 Cuentas en Salud, Py, Oct-2003, OPS.4 Situación de Salud en las Américas, 2003/2004, OPS/OMS.


Comentarios y Análisis


La evolución  de la situación  económica  en el Paraguay  experimentó una  grave profundización de la situación  de pobreza  que en cifras absolutas  implican  a 2.557.000 pobres y a 1.198.000 indigentes, aproximadamente según el Informe de Las Condiciones de Vida de la Población Paraguaya 2002 publicado por la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo, y que significa que casi la mitad de nuestra población se encuen- tra en situación  de pobreza.  En el área rural la pobreza alcanza a 50,5 % de sus habitan- tes mientras  en el urbano 43,2%.

Esta situación no encuentra relación con la evolución del PIB que como indicador
macroeconómico experimentó  variaciones positivas e incluso mejoría en los dos últimos años demostrando una vez más que la acumulación de riquezas  en términos  globales, (macroeconomía) no garantiza la distribución  equitativa de las riquezas, pues el PIB per cápita no ha variado en absoluto y esto no significa mejores condiciones  de vida para el total de la población, más bien está concentrado en un selecto  grupo social que posee poder económico.

El 4,2% del gasto que una familia realiza en total corresponde  al gasto de bolsillo
de salud. En el año 2001 el gasto público  en salud constituyó  2,9% del PIB, habiendo sido el gasto del MSP y BS en ese mismo año 1,3% del PIB.

 Con respecto a la prioridad que se dio a la inversión social en los diferentes gobier-
nos desde que Paraguay se incorporara a la vida democrática se nota que aunque inicial- mente tuviera un leve repunte como consecuencia de un mayor endeudamiento externo en los últimos  años,  se constata  una clara  tendencia  a disminuir  el gasto  social  y en especial  en el sector salud a consecuencia de la prioridad  dada al pago de la deuda.

En el periodo 1998-2000 la deuda externa creció en un 55% según datos extraídos
de Invertir en la Gente, Boletín Año 2, Nº 2 de UNICEF.

En términos generales se observa que no existen variaciones significativas  con res- pecto a la tasa de mortalidad infantil en los últimos años, sin embargo existen alarmantes diferencias con respecto  a los datos  desagregados por región.  La tasa de mortalidad materna  en cambio  creció  de manera  sostenida  durante  el periodo  señalado,  lo cual demuestra  claramente que no se tomaron  las medidas  correctivas necesarias  y precisas para resolver el problema.

Cuando analizamos las causas de mortalidad materna e infantil queda perfectamen-
te claro que éstas se encuentran en relación directa con las dificultades que aún existen en nuestro país en el acceso a los servicios  de una manera oportuna,  a la calidad de atención que se recibe en ellos, poniendo en evidencia el sistema de exclusión que sigue vigente.

Aunque la esperanza de vida tiene un leve repunte aun resulta insatisfactorio, sobre
todo teniendo en cuenta que la tasa de mortalidad general  en los últimos  dos años tiene un franco crecimiento.

Quienes  más descubiertos se encuentran son los que habitan  el sector rural que es a su vez la población  más vulnerable.

DE QUE MUEREN LOS NIÑOS EN EL PARAGUAY ?

Aborto 23 %
Lesiones de parto 22,5 %
Infecciones en recién nacidos 16,1 %´
Influenza 8 %
Diarrea 5,6 %
Desnutrición 2,1 %

DE QUE MUEREN LAS MADRES EN PARAGUAY ?

Hemorragias 28 %
Sepsis 23%
Aborto 21%
Toxemia 21%


Fuente: 1 Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social-1999 2 MSPyBS.,Progr.Vigilancia
Epidem. de muertes materna.2002 3 MSPyBS,DirecciónGral.deProg.de Salud VigilanciaEpidem. 2003

PRINCIPALES CAUSAS DE MORTALIDAD GENERAL. PARAGUAY, 2003

Causas                                                                                                         Año 2003

Enfermedades del Sist.Circulatorio                                                                       13,2

Tumores                                                                                                           13,7

Enfermedades Cerebro Vascular                                                                           8,2

Enfermedades del aparato circ.                                                                             6,6

Accidentes todas formas                                                                                      5,7

Enfermedades perinatales                                                                                     4,3

Diabetes Mellitus                                                                                                 6,2

Diarreas                                                                                                             1,1

Homicidios                                                                                                         3,7

Septicemias                                                                                                       1,7

Fuente: MSP y BS, Dto. Bioestadística, 2003


EVOLUCIÓN ANUAL DE LAS MUERTES EN PARAGUAY 2000 - 2012



Las causas  de mortalidad materna  e infantil  se encuentran fundamentalmente relacionadas  a la dificultad  que la gente tiene de acceder a los servicios  de salud y a la calidad de atención en ellos.

En el informe del 2003 de la Comisión Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Salud y Mortalidad Materna se registra que el 27 % de los partos no son institucionales, año en que se registraron 150 muertes  maternas  y se infiere que la demora en la atención  de las madres constituye un componente fundamental en la mortalidad materna y describe que el 49% de las muertes maternas por demora está asociada a la capacidad resolutiva de los servicios, un 48% a la decisión del paciente o sus familia- res de acudir al servicio y un 3% a la accesibilidad  geográfica o económica.

Todas estas razones ocultan motivos fundamentales a la hora de decidir ir a consulta que son el mal trato que la gente recibe en los servicios  públicos  de atención  y los gastos económicos que requiere acudir a ellos. Teniendo en cuenta este monitoreo que viene realizando el MSPyBS es inexplicable que aún no se hayan tomado las medidas necesarias y urgentes para resolver este proble- ma de salud  pública  que es totalmente evitable  y que sigue  provocando la muerte  de cientos de niños y mujeres paraguayos.

Otro indicador  fundamental de la situación  de salud es la desnutrición. Según datos de Naciones  Unidas 140.000 niños se encuentran en riesgo de sufrir de desnutrición y 45.000 mujeres embarazadas conviven con la desnutrición  en el Paraguay. La desnutri- ción  no aparece  como  causa  directa  de muerte  pero  subyace  como  factor  altamente predisponente de los estados mórbidos que causan la muerte.

Las causas de mortalidad general de la población ponen de manifiesto la coexistencia de enfermedades directamente relacionadas a la pobreza  con la aparición  y fuerte repunte de enfermedades crónico degenerativas como las enfermedades cardiovasculares, los tumores y hechos de violencia. Poco se investiga sobre el deterioro ambiental,  el usoindiscriminado de agrotóxicos  y el repunte de las diversas formas de cáncer.

Tampoco se investiga  porqué razones en nuestro país de pronto aparecen  dos suicidios  por día según refieren  los periódicos  del 2004 con predominancia de niños y adolescentes principal- mente.  Son problemas que atañen  a la salud pública  sin embargo  no existen  acciones que apunte responsablemente y con ánimo  de solución  radical  por parte  del estado junto a la comunidad, en ella y con ella.


Situación del VIH/Sida

En 18 años de epidemia están registrados 3913 personas con VIH/SIDA (datos actualiza- dos hasta junio del 2004). De estos, 1023 corresponden a casos de SIDA
La tasa de incidencia anual fue de 2.7 por 100.000 habitantes para fines del 2003.
El crecimiento es constante, sin aceleraciones.

Distribución  geográfica: el mayor numero de registros de personas con VIH/SIDA provienen  de Asunción.  Le siguen el Departamento Central  (con población  inmigrante interna) y los Departamentos de frontera lindantes con Brasil y Argentina,  Alto Paraná, Amambay  e Itapúa (de intenso flujo de personas por razones comerciales

Grupo genérico: el 76% de los registros hasta junio del 2004 (n:777) son hombres.
Las mujeres representan el 24%.
La razón hombre / mujer es 2.8 hasta junio del 2004. Existe un crecimiento sosteni- do en la cantidad  de mujeres  infectadas (duplicado en 1996-97
Edad: la mayor proporción de personas afectadas tiene entre 25 y 49 años (68.2%).
El grupo atareo con mayor frecuencia de casos es el de 30 a 34 años, seguido  del grupo de 25 a 29 años. La tendencia es el aumento  de casos en las fajas etareas  más jóvenes, con 13.1%  de los casos  registrados entre  los 15 y 24 años.  Los menores  de 15 años registran  el 5.6% del total, para ambos sexos.

El 36.4% (n:370) del total acumulado de VIH/SIDA está registrado como fallecido
hasta abril 2004. Se estima que la subnotificación de muertes relacionadas al VIH/SIDA es del 80%.

La distribución  de los recursos para atender los problemas  de salud evidencia  una clara inequidad  en salud en el Paraguay. Es insuficiente  el número de recursos humanos existente  y la alta concentración de estos  recursos  en la capital,  área metropolitana y departamento Central que deja a un amplio sector de la población  sin acceso a los servi- cios de salud.

Según datos de Naciones  Unidas el 27% de los habitantes  no tiene posibi- lidad alguna de acceder a ningún tipo de asistencia médica, lo que significa que 1.527.000 personas  se encuentran totalmente excluidas del sistema  de atención.  Por otro lado se constató que el mayor porcentaje de trabajadores de salud se desempeña como enferme- ros/as  auxiliares  en la mayoría  de las regiones  y que ellos cuentan  con escasa  o nula formación  en salud pero sobre ellos recae más del 50 % del funcionamiento asistencial.

En el informe de Derechos  Humanos  2004, se expone que el 39% de la población
enferma o accidentada no consultó y entre las principales razones se destaca que un 33% argumenta razones económicas, un 7% razones geográficas y un 56% se automedicó lo que nos muestra  de qué se trata  las barreras  que impiden  a la gente  su acceso  a los servicios de salud.

Es necesario remarcar que en nuestro país siempre el usuario pagó los servicios públicos de atención a su salud y que a partir de las demandas, movilizaciones y campañas de desarme  del presupuesto de la nación en el 2004, se logró una resolución ministerial  que exoneró el pago de aranceles a las mujeres embarazadas y niños menores de 5 años en los establecimientos públicos.

En el país existen en promedio 6,7 camas por cada 10 mil habitantes  que según las
regiones  y grupos poblacionales varía considerablemente y pone en evidencia  las enor- mes inequidades  y exclusión  de la gente al acceso de atención a su salud. Así, en Asun- ción hay 20,9 camas p/10mil hab. En el resto del país sólo 5 camas, se evidencia además que  la población más  pudiente tiene  65 % más  de camas  por  habitantes que  los de estratos  más pobres.
.
Los datos a nivel de distritos nos muestran que de 91 distritos, 40% del total, el n º
de camas no llega a más de 3,8 implicando a la mitad de la población total del país6 .
Con respecto al acceso a servicios de salud de las comunidades indígenas tenemos que  sólo  el 26%  cuenta  con  un centro  o puesto  de salud  y 36,1%  cuenta  con  algún profesional médico, la mayoría practica medicina tradicional propia de su cultura basada en hierbas y productos de animales silvestres.

El 81% de la población  paraguaya  no tiene acceso  a seguro  médico,  ya sea IPS, privado, sanidad militar, policial o exterior. Esta evidente y grave falta en el cumplimiento de cobertura en la salud alcanza a 98,1% de las personas  en estado de extrema  pobreza del país y al 93% de la población  rural.

Las cifras y los informes  oficiales  reportan  una alta cobertura  de vacunación  en
niños menores  de 5 años que sin duda representa una necesidad impostergable para el
control  de las enfermedades inmunoprevenibles, sin embargo,  aún resulta  insuficiente para la erradicación del sarampión y la consolidación de la erradicación de la poliomielitis que requieren una cobertura mínima  del 95%.

En el informe sobre Los Derechos Humanos en Paraguay.2004 se revela que sólo el
64% de los niños menores de 5 años tiene el esquema completo de vacunación. En el año
2003 y el último  trimestre  del 2004 se registraron brotes  de difteria  en el área metro- politana y la capital develando la vulnerabilidad de la población, la insuficiente  cobertura de vacunación  existente  incluso  en los centros  urbanos  y la escasa  labor  educativa  al respecto.

Cabe destacar que pese a la existencia  de la ley 2310 de Protección  Infantil contra Enfermedades Inmunoprevenibles, que garantiza  la provisión  pública  de vacunas  y su financiamiento a través de recursos del tesoro, una parte importante de la provisión viene de donaciones externas y otra parte prevé la compra de insumos y biológicos a través del pago del usuario  por vacunación, tal como está previsto  en el Anteproyecto de ley del presupuesto nacional para el 2005.

CONDICIONES DE SANEAMIENTO ( Provisión de agua ,etc )

El acceso a condiciones mínimas de saneamiento básico es un privilegio casi exclusivo de las poblaciones urbanas,  el 11,1%  de los hogares  del país cuenta  con desagüe cloacal y esto a su vez se concentran en las zonas urbanas, lo mismo sucede con el acceso al agua potable. La mitad de los hogares se encuentran excluidos de un sistema de abas- tecimiento de agua potable  tanto de red pública  como privado.

UNICEF  estima  que 2 577 000 personas  no tienen  agua  potable  con lo cual se
encuentran expuestos  a enfermedades diarreicas,  disenterias  y parasitosis  como puede constatarse entre las principales causas de mortalidad infantil y de mortalidad general en que las diarreas  aún aparecen  entre las 10 causas primeras  de muerte.

Aunque  en término de propuestas  presupuestarias las inversiones del estado para
el sector crecieron significativamente, ( alrededor de 25.000.000 de dólares para el 2004)
éstas tienen una marcada diferencia  con la ejecución  presupuestaria, el 50% tan solo.
Para que las comunidades puedan acceder al servicio de agua potable deben reco- rrer un largo proceso de gestiones burocráticas  y el desarrollo de iniciativas comunitarias que requiere de inversiones económicas que los lleva a organizar actividades de diversas características para juntar los fondos necesarios.

Un aspecto especialmente destacable  es lo relativo al alto grado de contaminación
de los cursos hídricos  tanto por uso masivo  de plaguicidas  y fertilizantes  como conse- cuencia de la agresiva expansión  de la frontera agrícola, como por la contaminación por productos orgánicos y deshechos sólidos que son vertidos a los cauces de los ríos y arroyos sin tratamiento e impiden su utilización para beber y recrearse, provocando enfermedades  por todos  conocidas.

Esta  situación  se da en el área metropolitana y ciudades ubicadas en los departamentos de Cordillera, Paraguari, centros urbanos  ubicados  a ori- llas del río Paraná y Paraguay, Concepción y Ciudad del Este.

La gran frontera agrícola y el modelo agroexportador centrado en el cultivo exten-
sivo de la soja-trigo-algodón, los dos primeros rubros en manos de empresarios  agrícolas fuertemente ligados a las empresas transnacionales productoras de agrotóxicos y semillas transgénicas van dejando  un país que se dirige aceleradamente a la desertificación con apenas  5%  de superficie  de bosques  nativos  en la Región  Oriental  y una  tasa  de deforestación que en los últimos  años llegó a 400.000  hectáreas  por año.

Es claro que esto tiene una directa repercusión en la degradación del suelo, la estabilidad climática, la pérdida acelerada de aguas superficiales o su contaminación, afectando  la alimentación, la salud y la vida de los paraguayos/as.
Sólo  en términos  de pérdida  de biodiversidad, según  estudios  de Fox-Rivarola y
Sosa, mencionados en el informe Nacional de Desarrollo Humano de Paraguay para 2003, el 50% de las especies vertebradas,  mamíferos,  aves, anfibios, reptiles, peces estarían en serios problemas  de conservación, y a su vez, 20 especies de la flora y 40 especies de la fauna paraguayas estarían en peligro de extinción, sin dimensionar aún sus efectos sobre la vida humana, ni calcular pérdidas económicas  que constituirían.

Hechos de extrema gravedad fueron los accidentes/desastres ecológicos sucedidos
con el incendio del depósito de agrotóxicos  del depósito del Ministerio  de Agricultura  y Ganadería(OFAP) en la rivera del río Paraguay en la ciudad de Asunción en julio de 2003, el derrame  de agrotóxicos transportados que volcó  en medio  de la ruta principal  que pasa por el medio de la ciudad de Capiatá a 25 Km de la capital en noviembre  del 2004, y el último derrame  en Minga Guasu, Alto Paraná en enero del 2005.

Todo esto pone al desnudo  el descontrol que ejercen  las autoridades sanitarias y ambientales pertinentes de nuestro país sobre las importaciones, cantidades, uso, depó- sito, traslado  y las condiciones en que se dan. Nuestras  autoridades se preocupan  más
bien por ocultar o minimizar  los afectos y la dimensión  que estos hechos tienen.

La defensa del derecho a la Salud

La lucha por el derecho a la salud es relativamente nueva en Paraguay, recién a partir de experiencias puntuales de promoción de la salud desarrolladas en comunidades campesi- nas y barriales en las décadas de los 80 y 90, como consecuencia de la escasa cobertura de los servicios de salud estatales, que con acciones asistenciales, educativas y preventivas facilitan  un proceso de acercamiento con la gente para hablar y analizar  la situación  de salud y su relación  con las condiciones  sociopolíticas del país, que en los años 80 eran vistas como acciones subversivas.

Las demandas específicas  del sector salud y laboral de los trabajadores  de salud se dieron principalmente desde el Hospital de Clínicas que en los años 70 y 80 constituyeron el bastión de lucha y resistencia  por demandas  laborales,  denunciando también la situa- ción de salud en general y su oposición  al régimen stronista, por lo que fueron blanco de represiones,  apresamientos y persecuciones.

Con la incorporación  al modelo democrático  se facilitó el desarrollo de las organizaciones sociales, y en los años 93 y 94 se conformó la Asociación  Paraguaya  de Salud Pública, aunque de corta existencia  fue la única que en su momento  promovió  la discu- sión de las diferentes  propuestas  para la creación del Sistema Nacional de Salud que se diera finalmente en el año 1996.

En el lento proceso de conquista  y apropiación  de los Derechos  Humanos  y de la
salud en especial, ha sido sumamente importante el apoyo específico de ALAMES (Aso- ciación  Latinoamericana de Medicina  Social)  que a través de intensas  discusiones  con referentes  políticos,  líderes sociales y profesionales de la salud que trabajaron  en experiencias alternativas  de salud como Tesai Reka Paraguay, TRP, en el sector campesino  y la Capellanía Cristo Solidario en el Bañado Sur que fue precisando el concepto de derecho a la salud como bien público.

Los seminarios nacionales de salud pública promovidos por TRP desde 1994 cons- tituyeron el espacio oportuno y necesario  para el debate público de la situación de salud en el país y facilitó la articulación  de diferentes  organizaciones  y experiencias  hacia la conformación de un Movimiento  Nacional  en Defensa  de la Salud Pública,  que aún se encuentra en proceso.

Esta experiencia crea las condiciones para la organización  de una movilización  por el derecho a la salud con denuncias y demandas específicas que se realizó el 7 de abril de
2003. En el mismo año, TRP, en coalición con otras organizaciones sociales y de derechos humanos  desarrolla una intensa campaña  nacional  por el derecho  a la salud.

Desde el año 2002 TRP forma parte de la campaña “Desarmemos el presupuesto” y propone la disminución  del presupuesto  nacional para su inversión  en el sector salud. En los años 2003 y 2004 consecutivamente, dicha campaña  siguió centrándose en una propuesta  de inversión  en el sector salud.
Hacen algunos años las organizaciones campesinas incorporan demandas de salud
en la agenda de reivindicaciones que movilizan  al sector. En el 2004 reclaman  intensa- mente el cese de uso indiscriminado de agrotóxicos y semillas transgénicas, especialmen- te la población campesina afectada.

La organización de personas viviendo con VIH/SIDA se han manifestado en varias ocasiones  denunciando los  innumerables desabastecimientos de  medicamentos
(antiretrovirales)  y reactivos laboratoriales indispensables para su vida.




BIBLIOGRAFÍA
La Dictadura cautelada: Poder y Legitimidad, de Jorge Lara Castro, Agosto 2004-Paraguay
Declaración de Principios del Movimiento Nacional de Defensa de Salud Pública, Diciembre 2001. Paraguay
Foro  Nacional  de Recursos  Humanos  en Salud:  “Los  nuevos  enfoques  en la gestión  de recursos  humanos  en salud”, Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social-MSP y BS, Organización Panamericana  de la Salud/OMS, Diciembre 2003 - Paraguay
Exclusión Social en Salud, MSP y BS, Dirección General de Estadística, Encuesta y Censo, DGEEC, Organización
Panamericana de Salud/OMS, Paraguay, Octubre  2003-
Cuentas en Salud, Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, MSP y BS, Organización Panamericana de Salud/ Organización  Mundial de Salud, Paraguay - Octubre 2003
Paraguay 2003 - Situación de Salud - Año VI – 2004, Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, Centro de
Documentación. Dra. Maria Elena Ramírez de Rojas
Infraestructura  en Salud y Recursos Humanos, Cap.VI, Dra. María Elena Ramírez de Rojas, Ministerio de Salud
Pública y Bienestar Social, Centro de Documentación,  Paraguay - 2004

Análisis del Sector Salud del Paraguay, Consejo Nacional de Salud, Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, Paraguay Junio 1998
Indicadores Básicos de Salud, Dto. Bioestadística, Dirección de Planificación del MSP y BS, Paraguay – 1999
Indicadores Básicos de Salud, MSP y BS, OPS/OMS, Paraguay  2002
Situación de Salud en las Américas – Indicadores Básicos, OPS/OMS 2003

Situación de Salud de las Américas – Indicadores Básicos, Paraguay 2004
Gasto Social en el Presupuesto – Invertir en la Gente, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, Paraguay 2003
Derechos Humanos en Paraguay 2004, Coordinadora Derechos Humanos Paraguay, CODEHUPY – 2004
Objetivos de Desarrollo del Milenio – Informe de Paraguay, Sistema de las Naciones Unidas en Paraguay, Asunción
– 2003
Informe Nacional sobre Desarrollo Humano – Paraguay 2003, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, Instituto Desarrollo de Capacitación  y Estudios, Dirección General de Estadísticas,  Encuestas y Censos, DGEEC – 2003
Paraguay, Resultados Finales, Censo Nacional de Población y Viviendas, Año 2002. Total País, Dirección General de
Estadísticas, Encuestas y Censo, DGEEC, Paraguay 2002
Anuario 2002, Paraguay, Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo, DGEEC, Paraguay 2002
Encuesta Permanente de Hogares, EPH, 2001, 2002, 2003. DGEEC. Paraguay


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es bienvenido

El Terere, Todo está aqui